EN

What you’re looking at is when Ellen decided that we should do a mudathon, and so she called me and said she had enrolled in this mudathon and so I said okay, what the heck? Might as well enjoy something else. So I met Ellen and her friend Lori and then we went and did the motor. We did not finish very well, but we went through it and we had a really good time and this is what we looked like at the end of it.

It's a obstacle race. They have mud water, for mud piles and they have things you have to climb over and big pits that you have to go through that are full of mud, and it's ridiculous. And then there's parts where you have to crawl. It's kind of like a military thing where you crawl under wires and things through the mud and you're supposed to run between the obstacles. We kind of walked fast. I mean I was 55 and Ellen's five years older than me, so she's 60. So we went through it and it was a lot of fun. So that's a mudathon. Of course there were all these young guys, you know, jacked up. They passed us a lot, but it was, it was ridiculous fun.

When I was a prosecutor with the city Ellen was a magistrate, so she would do handle arraignments, traffic arraignments, criminal cases and some of the civil docket. I always liked her because she was very even-keeled, even tempered and was good with the litigants and the defendants and easy to work with.

When I was a new prosecutor, it was a zoo. It really was. Court was a zoo and most of the judges were men. Most of the attorneys that you would go up against, I would say 99 percent were male. And so it was a different dynamic back then. It would be Mr. so, and so Mr. so and so, and honey--and I knew damn well that judge or attorney knew my name. I don't remember being offended, just kind of laughing in the back of my head just like, oh my God, you know, it's ridiculous.

I didn't know her well when she was a magistrate. She was always very professional, very kind. But when she became my boss, she was chief magistrate. It became apparent she was basically the cruise director. She always had some activity going on, and when I went through some rough personal times, she really took me under her wing. So she first started me out with racquetball--that caused some bruises on parts of my body. That ball’s hard. And then we progress from racquetball. We would play tennis. She kept me active, which was really good. It was good female companionship. We then would do long bike rides.

It was a lot of fun and that's when we really got close, traveling together. When things got uglier in my personal life, she took me sailing to the Bahamas, which was wonderful. It was wonderful. We went snorkeling. I found out you shouldn't bother barracudas. They do come after you and they have big teeth. They didn't catch us. Our next trip we went to Zion in Utah, hiking. I had a blown out ACL at that time. So she told me I should just go ahead and really screw it up before I had my surgery. So that's, that's what I did. It really did hurt, but it was a lot of fun. She pushed me, she pushed me to do things.

I guess it was six years ago. Her husband, she and John had gone to the Grand Canyon and did the Whitewater River through there and then you hike out, and halfway up and it's like, it's a long, hard hike, John had a massive heart attack and died on the trail. And a helicopter came and they had room for him in the helicopter to take him to the hospital. He was gone already, but she had to hike out by herself with her two daughters, and she called me when she got. I mean it was just, she called me, I think it was 2 in the morning and it's just like, “Oh my God. Oh my God.” So that was hard. I can't imagine losing your husband and then having to hike, do that trip by yourself with your daughters who saw this out of there. So we've all kind of held each other's hands over the years.

There's something about female companionship. There's a commonality that you have with kids and family and issues, things that come up in life. You can always count on your girls and you should always, always keep your female friends. I've been a judge for 15 years and this can be kind of a lonely job. You have to watch who you associate with and who you can tell things to because of your position. These friendships have been really, really important to make, keep you grounded.

SP

Lo que estás viendo es cuando Ellen decidió que deberíamos hacer un mudathon,  y enotonces, ella me llamó y me dijo que se había inscrito en este mudathon, así que dije, ¿qué diablos? ¿Por que no disfrutar de otra cosa? Así que conocí a Ellen y su amiga Lori y luego fuimos e hicimos el mudathon. No terminamos muy bien, pero lo pasamos y lo pasamos muy bien tiempoy esto es lo que parecíamos al final.

 Es una carrera de obstáculos. Tienen agua de lodo, para las pilas de lodo y tienen cosas por las que tienes que trepar y pozos grandes llenos de lodo por los que tienes que pasar, y es ridículo. Y luego hay partes donde tienes que arrastrarte. Es algo casí como una cosa militar en la que te arrastres debajo de cables y cosas a través del lodo y se supone que debes correr entre los obstáculos. Caminamos rápido. Quiero decir, yo tenía 55 años y Ellen era cinco años mayor que yo, así que ella tiene 60. Así que pasamos por eso y fue muy divertido. Así que eso es un mudathon. Por supuesto que había todos estos chicos jóvenes, ya sabes, levantados. Nos pasaron mucho, pero fue, fue ridículamente divertido.

 Cuando yo era fiscal de la ciudad, Ellen era magistrada, por lo que ella manejaba las comparecencias, las acusaciones de tránsito, los casos penales y algunos de los expedientes civiles. Siempre me gustó porque estaba muy equilibrada, templada y era buena con los litigantes y los acusados y era fácil trabajar con ella.

Cuando era un nuevo fiscal, era un zoológico. Era realmente. La corte era un zoológico y la mayoría de los jueces eran hombres. La mayoría de los abogados con los que usted se enfrentaría, yo diría que el 99 por ciento eran  hombres. Y así fue una dinámica diferente en esos días . Sería el señor así, y así el señor tal y tal a los hombres, y cariño a mi, y sabía muy bien que el juez o el abogado sabían mi nombre. No recuerdo haber sido ofendido, solo una especie de risa en la parte de atrás de mi cabeza como, oh Dios mío, ya sabes, es ridículo.

 No la conocía bien cuando era magistrada. Ella siempre fue muy profesional, muy amable. Pero cuando ella se convirtió en mi jefe, ella era la magistrada principal. Se hizo evidente que ella era básicamente la directora del crucero. Ella siempre tenía alguna actividad, y cuando pasé por momentos difíciles personales, realmente me tomó bajo su ala. Así que ella primero me inició con el racquetball, lo que causó algunas contusiones en partes de mi cuerpo. Esa pelota es dura. Y luego avanzamos desde el racquetball. Nosotros jugábamos al tenis. Ella me mantuvo activa, lo que fue realmente bueno. Fue una buena compañía femenina. Entonces haríamos largos paseos en bicicleta.

Fue muy divertido y fue entonces cuando realmente nos acercamos, viajando juntas. Cuando las cosas se pusieron más feas en mi vida personal, me llevó a navegar a las Bahamas, lo cual fue maravilloso. Fue maravilloso. Fuimos esnórquel Descubrí que no deberías molestar a las barracudas. Ellos vienen después de ti y tienen dientes grandes. No nos atraparon. Nuestro próximo viaje fuimos a Zion en Utah, en una caminata. Tuve un ACL quemado en ese momento. Así que ella me dijo que debería seguir adelante y realmente arruinarlo antes de someterme a mi cirugía. Así que eso es lo que hice. Realmente me dolió, pero fue muy divertido. Ella me empujó, me empujó a hacer cosas.

Pongo que fue hace seis años. Su esposo, John habían y ella habian ido al Gran Cañón e hicieron el río Whitewater por allí y luego salieron de excursión, y hasta la mitad y es como, es una caminata larga y difícil, John tuvo un ataque cardíaco masivo y murió en el camino . Y llegó un helicóptero y tuvieron espacio para él en el helicóptero para llevarlo al hospital. Él ya se había ido, pero ella tuvo que caminar sola con sus dos hijas, y me llamó cuando llegó. Quiero decir que ella me llamó, creo que eran las 2 de la mañana y es como "Oh, Dios mío". Oh Dios mío ". Eso fue difícil. No puedo imaginar perder a tu esposo y luego tener que caminar, hacer ese viaje solo con tus hijas que vieron esto desde allí. Así que todos nos hemos cogido de las manos a lo largo de los años.

 Hay algo acerca de la compañía femenina. Hay algo en común con los niños, la familia y los problemas, las cosas que surgen en la vida. Siempre puedes contar con tus chicas y siempre debes, mantener a tus amigas. He sido juez durante 15 años y esto puede ser un trabajo solitario. Tienes que ver con quién te asocias y con quién puedes contar las cosas debido a tu posición. Estas amistades han sido muy, muy importantes de crear, y tambien para mantenerte conectado a tierra.